O compites o compartes

No hagas del escenario un campo de batalla.

El escenario es un templo, un lugar en el que conectamos con algo que alimenta nuestro ser a un nivel muy profundo y nos hace sentirnos muy bien, por eso buscamos repetir esa experiencia. Pero para que se de esta sensación debemos tener la actitud correcta. Si subes a competir con los demás, si te muestras crítico o desafiante, o quieres ser siempre el centro de atención a toda costa menospreciando a los demás, te equívocas.

Si no crees en lo que haces lo mas probable es que nadie lo haga, así que en vez de buscar la aprobación de los demás, pregúntate porque no obtienes la tuya y cambia lo que tengas que cambiar para tenerla.

Eres afortunado por tener la música en tu vida, pero para disfrutarla en grupo necesitas tener la autoestima suficiente para poder compartir ese momento. Tienes que dejar fuera los malos rollos y subir con una actitud positiva.

O compites o compartes, pero no puedes hacer las dos cosas a la vez, así que elige bien o te convertirás en un capullo con el nadie querrá tocar.